Adelante advierte del “colapso absoluto” en los servicios sociales municipales

Daniel González Rojas: “En poco más de un mes 23 trabajadoras que tramitaban la RMI de la Junta serán despedidas y los servicios sociales carecen de personal para tramitar el nuevo Ingreso Mínimo Vital”

Sandra Heredia: “Si no se destinan más recursos materiales y humanos a servicios sociales, estos se convertirán en un cuello de botella que impedirán que la ayuda llegue a quienes más la necesitan”

Adelante Sevilla se reunió la pasada semana con la sección sindical de CSIF y hoy se ha entrevistado con la sección de CC.OO.

Daniel González Rojas y Sandra Heredia, portavoz y portavoz adjunta de Adelante en el Ayuntamiento de Sevilla, se han entrevistado hoy con las trabajadoras de la Unidad de Trabajo Social (UTS) de San Jerónimo, donde han podido constatar “la falta de medios humanos y materiales con que trabaja el personal de los servicios sociales municipales”. González Rojas ha señalado que “es una pena que en unas buenas instalaciones como son las de San Jerónimo, se note tanto la falta de personal y se observe un mal mantenimiento del espacio” y se ha mostrado “muy alarmado” ante el hecho de que “en unas dependencias municipales donde se trabaja de cara al público no haya la más mínima medida de seguridad destinada a evitar contagios por coronavirus”. “Hemos podido comprobar”, señala el portavoz de Adelante, “como las trabajadoras no disponen de medios informáticos adecuados y tienen que tomar nota a las personas que atienden a través de una tabla de Excell”. González Rojas ha llamado la atención respecto a que “este próximo lunes se reiniciará la atención a menores de edad, pero el patio de que disponen está en un pésimo estado y requiere un desbrozado urgente”.

El portavoz de Adelante Sevilla ha explicado que “en poco más de un mes 23 trabajadoras encargadas de tramitar las Renta Mínima de Inserción de la Junta van a ser despedidas” y que “los servicios sociales municipales carecen de personal para tramitar el nuevo Ingreso Mínimo Vital del gobierno central”. González Rojas denuncia que “cientos de familias de nuestra ciudad que hace meses que solicitaron la RMI de la Junta van a tener que empezar de cero todo el proceso burocrático para acceder al Ingreso Mínimo Vital”.

No obstante, González Rojas cree que “la situación de colapso va a acentuarse en los próximos meses, porque en Sevilla, una ciudad con un 15% de su población en situación de pobreza o riesgo de exclusión social, son miles los vecinos y vecinas que tienen derecho a esta nueva prestación”. El edil considera que “es urgente reforzar los servicios sociales municipales con personal suficiente para garantizar que no se demora la llegada del Ingreso Mínimo Vital a las familias que más lo necesitan”.

Sandra Heredia, por su parte, ha incidido en la idea de que “si no se destinan más recursos humanos y materiales, los servicios sociales municipales se van a convertir en un cuello de botella”. La portavoz adjunta ha recordado “la situación desesperada que se vive en muchos barrios de nuestra ciudad y que se ha visto agravada por los efectos económicos y sociales de la emergencia sanitaria que estamos viviendo”.

La portavoz adjunta ha cargado duramente contra el gobierno autonómico, al que ha tildado de “mezquino” por “suprimir la Renta Mínima de Inserción en cuanto tuvo conocimiento de que el gobierno central iba a poner en marcha una ayuda económica para las familias más vulnerables”. Heredia cree que “Juan Manuel Moreno, el gobierno de la Junta y la derecha en general no tienen la menor sensibilidad hacia todas esas familias que a duras penas pueden llegar a fin de mes” y recuerda que “la Renta Mínima de Inserción Social de Andalucía se vinculaba al artículo 23.2 de nuestro Estatuto de Autonomía, por el que se garantiza a todas las personas que vivan en Andalucía los recursos necesarios para tener una vida digna”.

Heredia recuerda que “Adelante Sevilla ya llevó al Pleno del pasado mes de febrero una moción para dar estabilidad laboral y reforzar la plantilla que se encargaba de gestionar la RMI” y cree que “en estos momentos, cuando hay tanta gente pasándolo mal, y cuando sabemos que van a llegar miles de solicitudes, el gobierno municipal debe pensar muy seriamente en blindar a estas trabajadoras y dotar de más medios a nuestros servicios sociales”. Heredia cree que “es un sinsentido que, siendo conscientes de las carencias existentes y de la avalancha de solicitudes que está por llegar, se despida a unas trabajadoras que realizan una función indispensable”.