Adelante alerta de la acumulación indebida de sustancias químicas peligrosas en centros escolares de Sevilla

Daniel González Rojas, portavoz adjunto de Adelante Sevilla, lamenta “las explicaciones insuficientes que nos ha brindado hoy el gobierno municipal”

 Adelante Sevilla ha podido constatar que en hasta al menos ocho centros escolares de la ciudad de Sevilla se acumulan y almacenan productos químicos contraviniendo lo establecido en el Plan de Riesgos Laborales del Ayuntamiento de Sevilla

 Daniel González Rojas, portavoz adjunto de Adelante Sevilla, pedía hoy, en el marco de la Comisión de Control y Fiscalización del Gobierno, explicaciones al gobierno municipal por “los incumplimientos en materia de salud y seguridad laboral” en los centros escolares de Sevilla. Adelante Sevilla quería saber si el equipo de gobierno tenía constancia de que en al menos ocho centros escolares de la ciudad, tal y como los propios trabajadores y trabajadoras municipales denuncian, se incumplen gravemente tanto el Plan de Prevención de Riesgos Laborales del Ayuntamiento de Sevilla respecto a la acumulación de sustancias peligrosas así como las propias fichas técnicas de los productos que se acumulan. La denuncia se centraba concretamente  en el CEIP Lope de Rueda (tanto en la escuela infantil como en su anexo, ubicados en Alcosa), en el CEIP Baltasar de Alcázar 1 (San Pablo), en el CEIP Blas Infante (Polígono Norte), en el CEIP España (Distrito Sur), en los CEIP Pino Flores y Pío XII (Macarena), en el CEIP Tierno Galván (Torreblanca) y en la Escuela Infantil Julio César (Pino Montano).

Ante la magnitud de las deficiencias constatadas, González Rojas quería saber si el gobierno municipal tenía constancia de estos problemas, qué actuaciones tenía previsto realizar y “cuándo fue la última vez que el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales inspeccionó los centros escolares mencionados”. El portavoz adjunto de Adelante Sevilla también se ha interesado durante su intervención sobre si “existe algún programa de inspecciones periódicas en los centros escolares dependientes del Ayuntamiento de Sevilla”.

Daniel González Rojas ha detallado cómo “los productos químicos a que hacemos referencia se almacenan en huecos de escalera sin ventilación o, con un poco de suerte, al menos hay alguna rejilla de ventilación sujetada a la pared con esparadrapo”. El edil de Adelante ha relatado como “los botes de productos químicos se guardan en los accesos a los baños que utilizan niños o niñas o junto a las taquillas y al microondas que utilizan los trabajadores municipales”.

Las respuestas del gobierno municipal, brindadas por la delegada Sonia Gaya, no han satisfecho al edil de Adelante Sevilla. Pese a que el gobierno municipal sí ha reconocido que existe un problema evidente en los centros escolares de la ciudad, la responsable de las instalaciones municipales ha desviado la responsabilidad hacia los propios centros educativos, que según la concejala socialista carecen de los pertinentes planes de autoprotección, y de la Consejería de Educación, que no ha hecho lo necesario para impulsar el desarrollo de estos planes de autoprotección. Gaya, además, ha reconocido que “la última vez que se inspeccionó los centros escolares fue en 2011”, pese a que con posterioridad sí se han ofrecido tareas de formación al personal municipal respecto a la acumulación de sustancias químicas.

González Rojas, en su turno de réplica, ha reprochado al gobierno municipal que “hayan transcurrido ya ocho años desde la última inspección de los centros escolares de nuestra ciudad” y que “aunque las competencias no sean exclusivamente municipales, el Ayuntamiento debería actuar, entre otras cosas porque tiene la obligación de velar por las condiciones laborales de sus trabajadores y de que se cumpla el Plan de Prevención de Riesgos Laborales” del propio Ayuntamiento de Sevilla.

El portavoz adjunto de Adelante Sevilla ha precisado que “quienes están en un riesgo mayor son los propios trabajadores municipales de limpieza y mantenimiento”, aunque “existe también un riesgo para los niños y niñas de estos centros escolares”. González Rojas ha concluido su intervención instando al gobierno municipal “a actuar con la mayor celeridad posible, para garantizar la seguridad de los propios trabajadores municipales, pero también de los niños y niñas que estudian en los colegios públicos de Sevilla”.