Adelante denuncia que el gobierno municipal está forzando la reincorporación de toda la plantilla “sin medidas de seguridad, sin conciliación y sin teletrabajo”

Plantilla y sindicatos recibían ayer una resolución de Juan Carlos Cabrera por la que el plan municipal de emergencias y las resoluciones de los últimos meses dejan de estar en vigor a partir del próximo 21 de junio

Sandra Heredia: “El gobierno de Juan Espadas no tiene un plan de desescalada, está ignorando las recomendaciones que realiza el Gobierno central y actúa de manera irresponsable”

Eva Oliva: “Se están tomando decisiones sin contar con la plantilla municipal y no se prevén medidas adicionales para trabajadores vulnerables ni para quienes tienen hijos menores de 14 años”

El próximo lunes 21 de junio se desactivará el plan municipal de emergencias y quedará sin vigor todas las resoluciones municipales dictadas para hacer frente a la pandemia. El 100% de la plantilla municipal habrá de reincorporarse a sus puestos de trabajo, sin que se hayan previsto medidas de conciliación para aquellos padres y madres con hijos menores de 14 años a su cargo, pese a que las escuelas y colegios siguen cerrados. El gobierno municipal, además, insta a los trabajadores y trabajadoras con problemas de salud y vulnerables al Covid-19 a que soliciten un parte de baja médico. Todos estos aspectos se conocían en el día de ayer, a través de una Resolución firmada por Juan Carlos Cabrera como Teniente de Alcalde delegado de Gobernación y Fiestas Mayores”.

Como explica Sandra Heredia, portavoz adjunta de Adelante Sevilla, “el gobierno de Juan Espadas, tal y como ha quedado demostrado, no tiene un plan de desescalada y está ignorando las recomendaciones que realiza el Gobierno central, que, por ejemplo, apuesta por impulsar el teletrabajo como método para evitar nuevos contagios”. Heredia cree que “este gobierno municipal está actuando de manera irresponsable”, pues “se está forzando la reincorporación de cientos de trabajadores y trabajadoras municipales sin que se hayan tomado las medidas de seguridad  y de distanciamiento necesarias, sin facilitar la conciliación familiar de la plantilla y sin fomentar el teletrabajo en los departamentos donde sea posible”.

Eva Oliva, también edil de Adelante en el Ayuntamiento de Sevilla, explica que “los propios trabajadores y trabajadoras nos cuentan que no se han tomado medidas de seguridad para garantizar la distancia de seguridad ni siquiera en aquellas dependencias en las que se atiende al público”. Oliva lamenta que “el gobierno municipal no ha contado con los sindicatos ni ha tenido en cuenta la opinión de la plantilla, que es quien mejor conoce sus puestos de trabajo, a la hora de realizar un plan de desescalada”. La edil de Adelante recuerda “el extremo cuidado y precaución que está teniendo el gobierno central para llegar a lo que conocemos como nueva normalidad” y lamenta que “el gobierno de Juan Espadas no esté actuando tan diligentemente”. Oliva señala además que “desde Adelante Sevilla ya presentamos al gobierno municipal un Plan 8 Alternativo que preveía medidas para aumentar la seguridad durante el proceso de desescalada que, sin embargo, no han sido tenidas en cuenta”.

Heredia, la portavoz adjunta de Adelante Sevilla, recuerda que en la Comisión de Control y Fiscalización que tuvo lugar el pasado jueves, “el delegado Juan Manuel Flores se comprometía, tras una pregunta que le formulábamos, a mantener y reforzar alternativas socioeducativas que faciliten la conciliación laboral”. El propio Flores afirmaba textualmente durante su intervención que “en la incorporación progresiva de los trabajadores y trabajadoras municipales, la conciliación familiar es una herramienta importante, responsabilidad directa de este ayuntamiento”. Sandra Heredia denuncia que “en apenas 72 horas el señor Cabrera se ha olvidado de todos los compromisos que realizó el señor Flores y ha ordenado una reincorporación del 100% de la plantilla sin las medidas de seguridad necesarias”.

Eva Oliva, por su parte, se pregunta “si este gobierno municipal puede exigir a bares, tiendas y comercios que respeten las medidas de seguridad cuando el propio Ayuntamiento de Sevilla incumple las normas y recomendaciones del gobierno estatal”. Oliva denuncia que “mientras muchos pequeños comercios se las han ingeniado como han podido, en plena pandemia, para ofrecer productos de primera necesidad en condiciones de seguridad a sus clientes, este gobierno municipal no ha sido capaz en 3 meses de elaborar un plan de desescalada y de adoptar medidas de seguridad, como la instalación de mamparas, en las dependencias donde se atiende al público”.