Adelante quiere que el Ministerio de Transición Ecológica “examine con lupa” el proyecto de ampliación del tranvía

Adelante Sevilla dirige una carta al Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía desgranando los pormenores del proyecto y explicando por qué no es un proyecto sostenible y por qué no puedo optar a recibir Fondos FEDER

Daniel González Rojas: “Si hemos presentado alegaciones, hemos acudido a la Comisión Europea y ahora al IDAE, es porque queremos que las cosas se hagan bien. No se puede hipotecar el futuro de la ciudad para hacer que el tranvía llegue hasta El Corte Inglés”

Esteban de Manuel: “No se puede entender que una ciudad como Sevilla, que ha suscrito la Declaración de Emergencia Climática, presente un proyecto como este, que no respeta el arbolado existente ni las dimensiones mínimas que deben tener los itinerarios peatonales principales”

El grupo municipal de Adelante Sevilla ha dirigido una misiva al Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE), organismo dependiente del Ministerio de Transición Ecológica y al que el Ayuntamiento de Sevilla ha solicitado una ayuda de 19.608.000 € para sufragar los costes de ampliación del tranvía en Nervión. El Consistorio que preside Juan Espadas solicita concretamente esta ayuda en el marco del programa ‘Proyectos singulares de entidades locales que favorezcan el paso a una economía baja en carbono en el marco del programa operativo FEDER de crecimiento sostenible 2014-2020” y dentro de su medida 8, relativa a la ‘Implantación de Planes de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) o Planes Directores de Movilidad’.

El portavoz municipal de Adelante Sevilla, Daniel González Rojas, explica que “Adelante Sevilla ha enviado una carta al IDAE con todos los detalles de la ampliación del tranvía para que este organismo revise con lupa todos los detalles del proyecto, el cual creemos que no es sostenible y que no cumple los requisitos para recibir fondos FEDER”. González Rojas señala que “si hemos presentado alegaciones, hemos acudido a la Comisión Europea y ahora al IDAE, es porque queremos que las cosas se hagan bien”. El portavoz de Adelante se muestra contundente y afirma que “no se puede hipotecar el futuro de la ciudad para hacer que el tranvía llegue hasta El Corte Inglés”.

González Rojas cree que “con esos 20 millones que se han solicitado al IDAE se podrían solucionar muchos de los problemas de movilidad que tiene Sevilla”, aunque “el problema es que todas esas actuaciones que podrían hacerse son menos fotografiables y Juan Espadas se quedaría sin su proyecto estrella”. El portavoz de Adelante considera que “proyecto debe ser revisado, porque ahora mismo no responde a las necesidades de Sevilla, sino al interés del alcalde por hacerse una foto inaugurando algo antes de las próximas elecciones”. González Rojas considera además que “Espadas ha faltado al respeto a los vecinos y vecinas de nuestra ciudad cuando ha mentido a la hora de solicitar las subvenciones y al afirmar que Sevilla cuenta con un Plan de Movilidad Urbana Sostenible”.

Esteban de Manuel, consejero de Adelante en TUSSAM y portavoz de Equo Verdes Sevilla, señala que “la ampliación del Metrocentro es un proyecto que afecta negativamente al servicio público de transportes, dado que es incompatible con la red de autobuses de rápido tránsito con proyección metropolitana que la ciudad necesita” De Manuel recalca que, “si el alcalde quiere presentar un proyecto que tenga impacto significativo en la reducción de tráfico, y por tanto de emisiones de CO2, haría mejor en priorizar la construcción de la red de plataformas reservadas previstas en el PGOU 2006”. Así “se incrementaría la velocidad y frecuencia de la red principal de autobuses”.

“Las ciudades inteligentes”, tal y como explica Esteban de Manuel, “están apostando por tranvibuses eléctricos que prestan el mismo servicio que los tranvías y con una inversión cinco veces inferior”. Además, “no se puede entender que una ciudad como Sevilla, que ha suscrito la Declaración de Emergencia Climática, presente un proyecto como este, que no respeta el arbolado existente, ni las dimensiones mínimas que deben tener los itinerarios peatonales principales”.