Adelante se felicita por la rehabilitación de la Hacienda de Miraflores y espera que el recinto tenga un uso social y medioambiental

La edil Eva Oliva recuerda que el estado de abandono en el que durante años permaneció el inmueble fue el origen de los numerosos actos de vandalismo que sufrió

Ya en el siglo I de nuestra Era la Hacienda de Miraflores tenía un uso agrícola. Los datos arqueológicos demuestran que ya los romanos construyeron en el lugar un primer edificio. No obstante, los últimos hallazgos, correspondientes a épocas muy anteriores, aún confieren una mayor antigüedad al recinto. Tras conservar los mismos usos durante la época almohade, el recinto pasó a ser propiedad del I Duque de Olivares y al cultivo de la vid le sucedió el de la aceituna, gracias a lo fértil de unas tierras bañadas por el Tagarete. Pese a su innegable valor histórico y a estar considerada como Bien de Interés Cultural (BIC), la Hacienda de Miraflores sufrió recientemente un abandono imperdonable, consecuencia del cual llegó a sufrir importantes actos de vandalismo y expolio. Desde 2015 el grupo municipal de Izquierda Unida reclamó a Juan Espadas la rehabilitación del recinto, que, tras haber sido aprobada en pleno, por fin está ya en marcha.

Eva Oliva, edil de Adelante Sevilla, ha visitado el recinto acompañada por vecinos y vecinas del barrio. La concejala ha podido comprobar in situ el avance de una rehabilitación que permitirá a la ciudadanía recuperar un espacio emblemático que es testigo directo de la historia de nuestra ciudad. Oliva espera que “tras concluir los trabajos de rehabilitación, el gobierno municipal cumpla con lo prometido y este espacio no vuelva a ser abandonado a su suerte, tal y como ha sucedido recientemente”.

Pese a que las obras de rehabilitación ya deberían haber terminado, según lo comunicado por el propio Ayuntamiento en septiembre del año pasado, todo hace prever que en los próximos meses se complete la restauración del edificio. Oliva espera “que no haya caído en el olvido la promesa de ubicar en el recinto un centro de educación ambiental así como otros usos”, porque como explica la edil de Adelante, “eso es justamente lo que los vecinos y vecinas de la zona quieren, para que el lugar no vuelva a ser presa del abandono y del vandalismo que ha sufrido recientemente”.

La concejala de Adelante espera que, tras la finalización de las obras, “se ponga definitivamente fin a una etapa negra para la Hacienda de Miraflores”, a la que considera “una auténtica joya de la rica historia de nuestra ciudad a la que, sin embargo, nunca se dio la importancia que tiene”. Oliva cree además que “la rehabilitación y puesta en uso de este inmueble con tanto peso histórico es una oportunidad maravillosa para dinamizar un barrio que históricamente también se ha sentido maltratado por la desidia y el olvido de las políticas municipales”.