Adelante Sevilla denuncia que aproximadamente 500 trabajadores pueden quedarse sin cobrar el mes de abril “por la mala gestión del IMD”

Eva Oliva: “La dirección del IMD y el concejal de Deporte, David Guevara, han actuado tarde, mal y con una absoluta falta de transparencia”

El pasado 15 de abril el IMD comunicó a 45 empresas concesionarias que suspendía retroactivamente el contrato y que no abonaría el mes de abril. Esta decisión, no obstante, no fue votada y solo fue comunicada al Consejo de Gobierno del IMD el pasado 24 de abril

Aproximadamente unos 500 monitores de piscina y de musculación afrontan la posibilidad de quedarse sin cobrar este mes al no poder acudir al paro ni a un ERTE por la forma de proceder de la dirección del IMD

Aproximadamente 500 monitores de natación y de musculación, que trabajaban en instalaciones municipales concesionadas, aún no saben si cobrarán el salario correspondiente al mes de abril. La mayoría de ellos y ellas son jóvenes, con hijos a su cargo, que ahora miran con incertidumbre su futuro más inmediato. El motivo es que el pasado 15 de abril la dirección del Instituto Municipal de Deportes (IMD) comunicó a las empresas para las que prestaban servicio la suspensión, con carácter retroactivo hasta el 1 de abril, del contrato que habían suscrito. Como señala Eva Oliva, edil de Adelante Sevilla, “la mala gestión del IMD pone a estos trabajadores y trabajadoras en una situación muy complicada”.

La edil Oliva explica que “los y las monitores de musculación y piscina van a tener muy difícil acogerse a un ERTE, porque las empresas concesionarias para las que trabajan tienen aún en vigor un contrato con una administración pública, a quien se presupone que no puede tener falta de liquidez”. Sin embargo, como denuncia la concejala de Adelante en el Ayuntamiento de Sevilla, “la dirección del IMD ha actuado tarde, mal y con una absoluta falta de transparencia”.

Oliva explica que “no se trata solo de que la dirección del IMD suspendiera un contrato en vigor de manera retroactiva, sino de que esa decisión fue tomada unilateralmente por la dirección del IMD, no habiendo sido aprobada dicha medida en el Consejo de Gobierno, que solo tuvo conocimiento de la misma el pasado viernes 24 de abril”.

Adelante, como señala la edil Eva Oliva, cree que “esta situación que estamos viviendo deriva directamente de la política de privatizaciones de los espacios deportivos municipales que inició Zoido y que ha profundizado Juan Espadas”, porque “si los y las monitores que ahora sufren esta situación hubieran estado contratados directamente por el Ayuntamiento, ahora no estarían en estas circunstancias tan duras”. Oliva exige al gobierno municipal “que encuentre una solución para estas 500 personas que afrontan con una perspectiva sombría estas próximas semanas”. “La política de privatizaciones de Zoido y Espadas sigue siendo un mayúsculo error y la gestión al frente del IMD no puede ser más caótica y poco eficaz”, ha sentenciado la edil.

Oliva agradece “la rápida reacción de CC.OO., que ha sido el primero en hacerse eco de esta situación  y ha mostrado su intención de no detenerse hasta que haya soluciones para los afectados y afectadas”. La edil de Adelante, sin embargo, cree que “no se tendría que haber llegado a esta situación, pero la gestión del IMD ha sido realmente lamentable”. Oliva señala que “una vez se declaró el estado de alarma, se debería haber convocado un Consejo de Gobierno extraordinario”. Sin embargo, “durante el último mes y medio la dirección del IMD ha ido tomando decisiones sin ton ni son y en el Consejo del pasado viernes nos encontramos no solo con la suspensión de hasta 45 contratos con empresas y clubes deportivos de nuestra ciudad, sino el reconocimiento de dos créditos por el importe de varios miles de euros”.