Sandra Heredia (Adelante): “Ni en el altar ni en el columbario, Queipo de Llano debe salir de la Basílica de la Macarena”

Adelante Sevilla exige a Ayuntamiento, Junta y Gobierno central que se busque una salida para los restos del genocida Queipo de Llano similar a la que se buscó para los restos de Franco

La edil Eva Oliva también exige a Espadas “celeridad a la hora de elaborar el catálogo de simbología franquista, pues décadas después de su muerte es incomprensible que en nuestras calles se siga exaltando al dictador”

 El pasado 21 de febrero salía a la luz una información de Eldiario.es según la cual Queipo de Llano sería “exhumado después de Semana Santa y trasladado a la sacristía de La Macarena”. Según el medio digital, Patricia del Pozo, consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, había estado negociando la exhumación con la Hermandad de La Macarena, que a su vez habría estado negociando con la familia del genocida golpista. Sin embargo, apenas unas horas después, era la propia Hermandad de La Macarena quien desmentía la información aparecida, precisando que ni había entablado ninguna conversación al respecto con la familia que Queipo de Llano y que las obras del columbario, donde habrían de reposar sus restos, no tienen siquiera fecha de inicio.

Sandra Heredia y Eva Oliva, ediles de Adelante Sevilla, han exigido hoy “la salida de Queipo de Llano de la Basílica de la Macarena”. Así lo ha reivindicado Heredia, quien ha lamentado que “en Sevilla un genocida y un asesino, responsable de 14.000 asesinatos, siga ocupando un lugar tan emblemático como la Basílica de la Macarena”. En la misma línea se ha expresado Eva Oliva, para quien “es una cuestión de memoria democrática y de reparación a las víctimas que el genocida de Queipo de Llano abandone la Basílica de la Macarena, al igual que sucedió con Franco”.

La edil Sandra Heredia ha emplazado a Juan Espadas, alcalde de Sevilla, “a que se implique en la defensa de la Memoria Democrática y de las víctimas de este asesino y criminal” y le ha instado a que “asuma su responsabilidad y repare la desvergüenza del PSOE, que después de 37 años en el gobierno de la Junta no movió ni un solo dedo para que Queipo fuera exhumado de La Macarena”.

Eva Oliva, por su parte, ha recalcado que “durante los últimos años de gobierno de Susana Díaz estaba ya vigente la Ley de Memoria Histórica, según la cual un genocida como Queipo no debería estar enterrado en un lugar tan privilegiado y, sin embargo, la todavía secretaria general de los socialistas andaluces no movió un solo dedo”. Oliva ha exigido también a Espadas “celeridad a la hora de realizar el catálogo de simbología contraria a la Memoria Democrática, pues es incomprensible que, décadas después de la muerte del dictador fascista, aún haya en nuestras calles símbolos que lo exalten”.